El amigo ruandés

El pueblo banyarwanda de Rwanda se dividía en 1959 en dos castas fundamentales: los tutsis, el 14% de la población y los hutus, el 86% de la población.

Desde la evangelización europea, ambas castas compartían el mismo idioma y la misma religión.

Durante siglos el poder fue ejercido por los tutsis pero, en el siglo XX, cuando Bélgica concedió la independencia a Rwanda se estableció una república de mayoría hutu, aunque en Burundi continuase la influencia de la supremacía tutsi.

En 1957 nace en Rwanda un niño que, con sólo dos años de edad, se encontró exiliado, con su familia, en un campo de refugiados, huyendo de la persecución hutu; aunque, gracias a su parentesco con la aristocracia tutsi, logró educarse, obteniendo un diploma universitario en la Open University de Londres.

Nuestro personaje, en la década del 80, se enroló en el Ejército de Resistencia Nacional, que se alzó en armas en Uganda contra el gobierno de Milton Obote, para llegar a convertirse, con el gobierno ugandés de Museveni, en responsable de inteligencia militar y organizador del movimiento guerrillero, Frente Patriótico Rwandés (FAR).

Tras tres años de lucha, la presión internacional desembocó en un acuerdo de paz en 1993, pactándose el retorno de Rwanda a una democracia multipartidista, el regreso a su tierra de los refugiados tutsis y la participación del Frente Patriótico Rwandés en el gobierno. Pero estos acuerdos no se implementaron y tras varios crímenes de dirigentes políticos, las tropas de las FAR, los integrantes de la Guardia Presidencial, de la Policía y fuerzas paramilitares se lanzaron a la caza y exterminio de tutsis en Kigali. Comenzó así uno de los mayores genocidios de la historia de la humanidad y, en apenas tres meses, más de un millón y medio de personas fueron asesinadas, violadas, masacradas y torturadas.

Finalmente, tras la intervención internacional, el Frente Patriótico Rwandés llegó al poder en 1994, Ese fatídico año, más concretamente el 23 de abril, nuestro personaje presuntamente habría dado la orden de realizar el screening, esto es, la “eliminación sin distinción” de hutus, masacrando a casi 2.500 personas que se hallaban confinadas en el estadio de Byumba, al norte de Rwanda.

En España, el magistrado de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, ha imputado por tal matanza y por los delitos de genocidio, crímenes de guerra, atentado terrorista y crímenes de lesa humanidad a nuestro “niño “nacido en 1957 quien sería, además, el inductor de la muerte de los cooperantes de Médicos del Mundo, Flors Sirera, Manuel Madrazo y Luis Valtueña y del misionero español Joaquim Vallmajó, que habían sido testigos de crímenes de tutsis.

El imputado, actual presidente de su país, no se trata de otra persona que Paul Kagame, presunto responsable de miles de muertes.

Mañana será recibido en la Moncloa por el Presidente Rodríguez Zapatero…

“El ministro “español” Miguel Angel Moratinos. Foto publicada en LIBERTAD DIGITAL”

PD: En el día de la fecha, viernes 16 de julio, finalmente Zapatero optó por no reunirse con el presidente ruandés, debido a la presión de siete partidos políticos y de varias ONG. Por ello, el encargado de la tarea de reunirse con el “ilustre visitante” no ha sido otro que el inefable amigo de Arafat, el Ministro Moratinos, junto a otros personajes como Antonio Banderas quien habló de la lucha contra la pobreza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s