Felipe II y José Luis Rodríguez Zapatero… dos caras de una misma moneda???

Felipe II fue uno de los reyes de España (Valladolid, 1527 – El Escorial, 1598) y, tras su boda con María Tudor se convirtió en rey consorte de Inglaterra.

José Luis Rodríguez Zapatero, tras el virtual golpe de estado provocado por la masacre terrorista del 11M, llegó a ocupar el cargo de Presidente del gobierno de España, está casado con Sonsoles Espinosa y tiene dos hijas góticas.

Felipe II modernizó y reforzó la administración de la Monarquía Hispana, reformó los órganos de justicia y de gobierno y desarrolló una burocracia centralizada, sobre la cual ejercía una supervisión directa y personal.

José Luis Rodríguez Zapatero aumentó el número de ministerios y organismos públicos, así como el número de sus asesores personales, aplicando un criterio político que premió la incapacidad e incompetencia de sus ministros, entre los que han brillado “eminentes miembros y miembras” como Miguel Angel Moratinos, Magdalena Alvarez, José Pepinho Blanco, Alfredo Pérez Rubalcaba, Leyre Pajin, Elena Salgado, Manuel Chaves o Celestino Corbacho.

A Felipe II le sobrepasaron las cuestiones financieras. Debido a la sangría que sobre las arcas públicas causaron sus campañas militares, declaró a la Monarquía varias veces en bancarrota (1560, 1575 y 1596).

José Luis Rodríguez Zapatero, por su incompetencia económica, política y de liderazgo, se ha visto obligado a adelantar las elecciones, dejando un estado de la Nación calamitoso en lo económico:
• Prima de riesgo superior a los 300 puntos básicos (José María Aznar dejó un diferencial entre el bono español y el alemán de 0 puntos y el coste de financiación era dos puntos menor incluso;
• Habiendo heredado una economía con apenas 2 millones de parados, pasó en apenas 7 años a dejar una España con casi 5 millones de parados y una tasa de paro superior al 20% (contra el 11,4% que había dejado José María Aznar);
• Menor crecimiento económico. Mientras que en el período 2001 – 04 España crecía alrededor del 3%, en el año 2009 la economía española perdió un 3,7%, la mayor caída en dos décadas.
• Incrementó el déficit de un solo 0,28% del PIB en 2004 al 9,2% en 2011;
• Aumentó la deuda externa, pasando de un 1,7% del PIB en el primer trimestre al 13,8% en el cuarto trimestre de 2010. De este modo, España debía a finales de 2010 casi 640.000 millones de euros, el 60% del PIB.
• En el año 2004 sólo 72 empresas (primer trimestre) se declararon en concurso de acreedores; en el primer trimestre del 2011 el número de empresas declaradas en concurso de acreedores ha sido de 1552

Felipe II, tras las disputas entre el partido del duque de Alba y el que encabezaron primero el príncipe de Éboli y más tarde Antonio Pérez; terminó delegando el poder en Juntas, coincidiendo con su enfermedad.

José Luis Rodríguez Zapatero impuso una rígida disciplina partidaria en el seno de su partido, desplazando cualquier voz crítica y que pudiese hacerle sombra y terminó delegando el poder en un oscuro personaje de la política española y del felipismo llamado Alfredo Pérez Rubalcaba.

En política exterior, el reinado de Felipe II se inició con la liberación de la Corona de las responsabilidades imperiales (1556), el abandono del proyecto de unión con Inglaterra por la muerte de María Tudor (1558) y las victorias militares de San Quintín (1557) y Gravelinas (1558), que pacificaron temporalmente el recurrente conflicto con Francia. De tal modo, orientó su política hacia el Mediterráneo, intentando frenar la amenaza turca y logrando reprimir una rebelión en Granada. Aunque, finalmente, fue derrotado en la batalla de Lepanto (1571) Asimismo, en 1581, perdió el dominio de los Países Bajos que jamás serían recuperados por España.

José Luis Rodríguez Zapatero inició su política exterior con la vergonzosa retirada de las tropas españolas de Irak mientras ha mantenido nuestras tropas en Afganistán y otros escenarios bélicos y donde han muerto decenas de soldados españoles. Además, bajo la consigna de ubicar a España en la “champions league” ubicó a España como furgón de cola de la Unión Europea, privilegiando como aliados internacionales a la dictadura castrista, al califato marroquí, a regímenes tercermundistas y a países de dudosa democracia interna como Venezuela, Ecuador o Argentina.

La política zapateril ha provocado imágenes tan dantescas como la de un Presidente de Gobierno luciendo el pañuelo palestino que lucía el asesino Yasser Arafat, la de un ministro de asuntos exteriores amigo personal del terrorista, o proyectos de rendición de la Nación ante Inglaterra en el caso Gibraltar, ante Marruecos en la zona subsahariana o por su descabellado proyecto de Alianza de las Civilizaciones que tanto dinero nos ha costado y que ha alcanzado un punto tragicómico al solicitar Marruecos – que no existía como tal en los tiempos del denominado “Al Andaluz” – compensaciones económicas por las visitas de turistas a la Alhambra de Granada.

Felipe II, en el marco de la disputa de sucesión francesa, apoyó a los católicos frente a los protestantes de Enrique de Navarra (el futuro Enrique IV), así como apoyó a los católicos ingleses.

José Luis Rodríguez Zapatero ha impulsado una serie de medidas contra el credo y la fe católicos como la asignatura de Educación para la Ciudadanía, el retiro de crucifijos y de símbolos católicos de escuelas y organismos públicos, la píldora abortiva del día después, el expendio de dicho medicamento sin prescripción ni control médicos a menores de edad, la falta de educación en valores y el relajamiento de la autoridad escolar y familiar, el proyecto denominado de “muerte digna”, etc, etc.

Felipe II embarcó a España, y nunca mejor dicho, en una descabellada tensión bélica con Inglaterra, cuyo punto culminante fue su intento de invasión a la isla con la denominada Armada Invencible, fracasando en 1588, iniciando el declive del poderío español en Europa.

José Luis Rodríguez Zapatero embarcó a España en una política exterior bananera haciendo retroceder a Europa en su rol de liderazgo continental y hermanándola con regímenes dictatoriales y autoritarios, sin que, en la actualidad, España tenga rol alguno en la toma de decisiones de la Unión.

Felipe II concluyó su reinado dejando una España aislada internacionalmente, con una altísima presión tributaria, con una deuda externa galopante y con una economía en bancarrota, las que tuvieron lugar en 1557, 1575, 1596 y 1607,

José Luis Rodríguez Zapatero dejará una España aislada internacionalmente, aliada de dictadores, sultanejos y demas hierbas, con paro, quiebras, concurso de acreedores y ausencia de crédito para la producción astronómicos, y con un clima social de derrotismo y crispación, al provocar la reapertura de las heridas de la guerra civil española, la ley de memoria histórica de un solo bando contendiente, y la exaltación de personajes que alentaron la rebelión y atentado constitucionales, la persecución del oponente con las tristemente célebres checas y el atentado personal y el secesionismo catalán y de las vascongadas.
José Luis Rodríguez Zapatero ha sido, sin lugar a dudas, no sólo el peor presidente de la transición sino, seguramente, el peor de los gobernantes que ha tenido España en toda su historia.

Confiemos en que los ciudadanos sepan votar el próximo noviembre y que la política de contubernio que provoca la ley electoral vigente no facilite un nuevo período de gobierno del PSOE y sus aliados separatistas y proetarras.

Necesitamos revertir la maldita herencia del desgobierno de José Luis Rodríguez Zapatero porque, pese al daño que ha causado a los españoles y habitantes de España, así como España superó la bancarrota y mal gobierno de Felipe II, sabrá salir adelante; aunque ese futuro crecimiento y bienestar haya sido lo que Zapatero se encargó de destruir.

Anuncios

2 Comments

  1. La Historia es una mercancía muy delicada que en demasiadas ocasiones se nos vende adulterada, principalmente en estos tres últimos años. Del reinado de Felipe II se nos pueden decir muchas cosas pero lo que está totalmente claro y es difícil encontrar objeciones es que la Armada cristiana de la Santa Liga que mandaba Don Juan de Austria resultó victoriosa en Lepanto frente a los turcos. Presentas una relación de hechos de la vida del rey prudente bastante deslabazada de hechos inconexos que merecen un análisis más profundo.

    Me gusta

  2. Gracias Jesus María… en este artículo no he pretendido extenderme en el reinado de Felipe II que, lógicamente, es muy discutible aunque, desde mi punto de vista, resulte negativo. Es lógico que se requiere un análisis más profundo del rey Felipe II y de su conflictivo reinado. Al menos ha de quedarnos claro que, con sus errores, tuvo en claro su amor por España, amor del que carece Zapatero. Si Felipe II nos condujo a la bancarrota lo hizo motivado, entre otros aspectos, por los conflictos con otras potencias y por su afán de luchar contra los enemigos de España.
    Zapatero nos ha conducido a la bancarrota, a una crisis de valores y educativa sin precedentes, a un puesto de ignominia en el contexto internacional y a un clima social plagado de desesperanza y a 5 millones de parados. La idea del artículo era marcar estos males del actual desgobierno. Acepto tus sugerencias. Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s