¿MARIANO INICIARÁ EL CAMINO HACIA EL CORRALITO ARGENTINO DESDE SU CAVERNA?

España vive una crisis terminal y Mariano Rajoy, cual el hombre de la caverna que nos describiera Platón, vive una realidad distorsionada en el fondo de su caverna.

Copiando lo peor de algunas experiencia extranjera (caso de la República Argentina) ha anunciado una medida que puede marcar el comienzo de lo que se ha denominado popularmente como “corralito”, esto es la aplicación, por parte de las autoridades monetarias y financieras de la libre disposición de dinero en efectivo, tal como lo hiciera Domingo Felipe Cavallo (Ministro de Economía del ex presidente Fernando de la Rúa) al restringir la disposición de efectivo de todos los plazos fijos, cuentas corrientes y cuentas bancarias de los argentinos, en diciembre de 2001.

A diez años de esa triste experiencia que marcó el comienzo del fin de la gestión de la denominada “Alianza”, conviene recordar cuáles fueron los motivos que, según Cavallo – De la Rúa, llevaron al gobierno argentino a adoptar tal medida:

  • Evitar la salida de dinero del sistema bancario, impulsando el empleo de medios de pago electrónicos;
  • Combatir la evasión impositiva y las transacciones de la economía sumergida o “en negro”;
  • Facilitar la “bancarización” de todos los agentes económicos;
  • Reducir el déficit fiscal en un marco de tipo de cambio fijo anclado al dólar, aumentando la presión tributaria sobre los sectores medios y altos y reduciendo el gasto público, afectando a empresas del estado, universidades, sanidad y otras dependencias oficiales;

Argentina atravesaba, por entonces, un dramático proceso de fuga de capitales, déficit fiscal, paro creciente (cercano al 19% de la población, esto es, unos 4,8 millones de parados), subempleo cercano a un 17%, endeudamiento exterior y un riesgo país que superaba los 5000 puntos básicos.

Ante esa situación, un 3 de diciembre de 2001, el ejecutivo argentino publicó el decreto 1579/2001 con el cual dio nacimiento al “corralito”.

La norma dispuso, entre otras medidas, que los PARTICULARES NO PODRÍAN RETIRAR DINERO EN EFECTIVO POR MÁS DE DOSCIENTOS CINCUENTA PESOS POR SEMANA (equivalentes a doscientos cincuenta dólares estadounidenses) DEL TOTAL DE SUS CUENTAS EN CADA ENTIDAD FINANCIERA, ni efectuar transferencias al exterior, salvo las que correspondan a operaciones de comercio exterior, al pago de gastos o retiros que se realicen en el exterior a través de tarjetas de crédito o débito emitidas en el país, o a la cancelación de operaciones financieras o por otros conceptos, con autorización de la autoridad monetaria.

Ello se tradujo en la RETENCIÓN FORZOSA DE LOS DEPÓSITOS BANCARIOS, limitando a los particulares el importe dinerario en efectivo con el que podían realizar transacciones económicas. La medida, en un contexto recesivo, con paro creciente, caída de las obras de infraestructura, reducción drástica del gasto público y privado y caída de todos los índices de consumo, provocó mayor recesión e inactividad económica, al limitar la liquidez monetaria, restringir el crédito y generar descontento social.

El corralito y la ineptitud de De la Rúa (o de la Ruina) condujeron a la caída del gobierno y a que el país, en pocos días, llegase a tener 5 presidentes. Sin embargo, como siempre puede estarse peor que el día anterior, en enero de 2002, el ex presidente Eduardo Duhalde, contando con mayoría justicialista en el Congreso, promulgó la Ley de Emergencia Pública y Reforma del Régimen Cambiario, que alteró el tipo de cambio peso dólar, profundizando el corralito en lo que llegó a denominarse el “corralón”.

Duhalde pesificó las deudas y los depósitos, reprogramó los depósitos bancarios y alteró el tipo de cambio. Si un ciudadano tenía un “ahorro” en su cuenta bancaria de 10.000 dólares o 10.000 pesos, el gobierno argentino reconocía 1,40 pesos por dólar, mientras, en el mercado libre, comprar un dólar superaba los 4 pesos, con lo cual el ahorrista veía “confiscado su dinero”, al ser reprogramados todos los depósitos bancarios conforme un cronograma según los montos que los ciudadanos y empresas tuviesen depositados.

Aunque la medida, en principio, tendía a beneficiar a los deudores al pesificar las deudas, los depositantes vieron afectados sus ahorros y el valor de sus depósitos en una auténtica confiscación de su riqueza, recibiendo bonos a cambio.

Estas medidas de emergencia finalizaron en diciembre del año 2002, cuando fueron liberados los depósitos bancarios retenidos en el sistema, aunque manteniendo controles cuantitativos para la compraventa de divisas. Parte de los afectados recurrieron a la justicia y, finalmente, la Corte Suprema de Justicia de la Nación reconoció parte de lo “confiscado”, compensando a los ahorristas a razón de un dólar = a 3,06 pesos.

Volviendo a España, el presidente RAJOY, anunció un plan antifraude que incluiría la LIMITACIÓN DE LAS OPERACIONES EN EFECTIVO, con el objetivo declarado de combatir el fraude fiscal. La medida que aprobaría el Consejo de Ministros el próximo viernes, limitaría a 2.500 euros los pagos en efectivo, en línea con lo dispuesto por el gobierno francés y esto, sin dudas, acentuará la recesión en el sector minorista (donde interviene un profesional o empresario), excluyendo en principio a los particulares.

La futura norma impondría multas del 25% del valor pagado y pretende impedir el empleo de dinero negro y poner fin a las facturas falsas, completando la amnistía fiscal anunciada por el gobierno.

Pero esto resultará una falacia pues, de hecho, AFECTARÁ A LOS PARTICULARES QUE, confiando en el sistema bancario, DEPOSITARON SUS AHORROS EN EL SISTEMA BANCARIO, IMPIDIÉNDOLES RETIRAR, SI LO DESEAN, SU DINERO DE LA ENTIDAD BANCARIA EN LA CUAL HABÍA CONFIADO.

Los españoles sumidos en el peor paro de la historia, frente a una subida del IRPF que alcanza casi el 60%, y que supera a la imposición tributaria de los países nórdicos, con una subida del impuesto de sociedades y una NO SUBIDA DE LA TRIBUTACIÓN DE LAS SICAV, y con un aumento de la presión tributaria, las tarifas de servicios públicos y transportes, y el encarecimiento del poco crédito disponible, ahora deberán SUFRIR UNA LIMITACIÓN DE SU LIBERTAD ECONÓMICA PORQUE NO PODRÁN HACER LO QUE QUIERAN CON SU DINERO, MIENTRAS SERÁN PREMIADOS AQUELLOS QUE HAN EVADIDO Y DE LOS QUE EL GOBIERNO ESPERA RECAUDAR DINERO CON SU AMNISTÍA FISCAL.

España está iniciando un peligroso sendero. En lugar de ELIMINAR LAS 17 TAIFAS, en lugar de SUPRIMIR LAS ADMINISTRACIONES SUPERPUESTAS, en vez de PRIVATIZAR TODAS LAS TELEVISIONES PÚBLICAS DEFICITARIAS Y/O CERRARLAS, en lugar de RETOMAR LAS COMPETENCIAS AUTONÓMICAS POR PARTE DEL ESTADO NACIONAL PARA REDUCIR GASTO PÚBLICO Y GANAR EN EFICIENCIA Y GARANTIZAR LA IGUALDAD DE TODOS LOS ESPAÑOLES ANTE LA LEY, Mariano opta por iniciar el camino del corralito argentino.

LIMITAR EL DINERO EN EFECTIVO CON EL QUE REALIZAR TRANSACCIONES ECONÓMICAS ES SÓLO EL PRIMER PASO DE LO QUE PUEDE LLEGAR A IMPLANTAR… UN CORRALITO EN TODA REGLA que no sólo condenaría a España a la peor hecatombe de su historia, sino que condenaría a generaciones de españoles al paro, a la miseria y a la desesperación.

Confiemos en que alguien saque a Mariano de la penumbra y que pueda romper las cadenas que le atan a las sombras, salir de la caverna y ver la luz del sol, porque sólo así descubrirá que “su realidad” no era más que las sombras y ecos del mundo real, que poco o nada tiene que ver con lo que creía estar viendo en su encierro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s