Un debate sobre el estado de la corrupción, perdón NACIÓN … o cuando la rana asoma la cabeza de un charco infecto

Transcurridas pocas horas de la finalización del debate sobre el “Estado de la Corrupción”… perdón, sobre el “Estado de la Nación”, cabe hacer algunas reflexiones.

Para comenzar, diremos que “EL MUNDO” de hoy tituló su portada “Rubalcaba levanta a Rajoy”, para hacer referencia a cómo el Presidente del Gobierno y del Partido Popular, Mariano Rajoy Brey, habría vapuleado en las réplicas al cádaver político del Faisán, llamado Alfredo Pérez, Alfredo P punto, o Alfredo Rubagal, como quiera llamarle el lector.

Rubalcaba, el ex vicepresidente de Zapatero, el ex ministro del Faisán y de las mentiras del 11M, el ex ministro de Mercasevilla, el robo no esclarecido de droga en comisarías de Andalucía, el ministro que pactó con ETA y el ex ministro de los GAL, de Filesa y de la destrucción de la educación via Logse, si, este Rubalcaba, pretendió interpelar a un Mariano Rajoy quien, gracias a Alfredo, pareció un gigante frente a un pigmeo.

Si, pigmeo intelectual podríamos definir a Rubalcaba, cuya imagen negativa en la población, como líder del principal partido de la oposición, supera el 88% según los últimos sondeos; y escaso de horizontes, propuestas y miras a la hora de ofrecer una alternativa con contenido a los habitantes de este país llamado España.

Vapuleado por Mariano Rajoy, Rubalcaba ha protagonizado lo que, posiblemente, sea su último debate sobre el estado de la Nación. Su patetismo y populismo quedó en evidencia por Mariano Rajoy quien, como un anunciador de premios de la lotería, fue desgranando, poco a poco, las medidas económicas que el ejecutivo había preparado: supresión del pago del IVA a los autónomos antes de que paguen sus facturas (CLARO, a partir del 2014, en lugar de hacerlo en forma inmediata), concesión de créditos a las PYMES (por un importe que rondaría los 40.000 millones de euros), algunas tibias reformas en el Código Penal, la inclusión de los partidos políticos en la Ley de Transparencia, la comparecencia ante el Congreso de los tesoreros de los partidos, o una aportación mínima para jóvenes emprendedores como cotización durante los 6 primeros meses, en un discurso técnicamente correcto, pero sin sustancia ni compromiso.

A nuestro juicio, no existe modelo económico en el mundo que haya salido de la crisis aumentando los impuestos. Y de esto Mariano Rajoy no ha dicho nada.

Tampoco se ha referido al ex tesorero de su partido, el presuntamente corrupto y corrompido Luis Bárcenas, en toda su extensa exposición, ni asestó los golpes de remate a un seudo opositor decrépito, física e intelectualmente, opositor que ni siquiera pudo consensuar el discurso sobre el modelo de estado con el antiespañol Partido Socialista de Cataluña, cuyo líder solicitó la abdicación del rey y una regeneración de la política al frente de la cual debería estar su Majestad el Príncipe Felipe. Lo curioso de Pere Navarro es que integra una formación secesionista, separatista, republicana y antiespañola, pero, claro, pedirle claridad ideológica a un NAZIonalista catalán y socialista es cómo pedir que crezca trigo de un lodazal infecto. Tanto como comprometer el PSOE a que luche contra la corrupción.

En el debate hemos asistido a muchas mentiras, las de Pere Navarro, las de Pinnochio Rubalcaba, la de José Antonio Durán y Lérida quien se dio el “lujo o coraje” de hablar de corrupción, cuando un juez condenó a su propio partido por financiación ilegal, varios de sus dirigentes condenados fueron indultados por el faraón Gallardón y cuando la corrupción en Cataluña no conoce fronteras, ni para tener cuentas en Suiza, ni para pasar billetes de 500 euros a Andorra, ni para provocar la deslocalización de empresas en Cataluña (hartas del nacionalismo y de su corrupción) o para entramados en ITVS o enriquecimientos cuanto menos sospechosos de los vástagos de un “Padrino”.

Por su parte, Cayo Lara, continuando un discurso propio de la época feudal y precapitalista, hizo demagogia al indicar que “hay dos Españas: la de los sobres y la de los suicidios”, omitiendo referirse a la corrupción generalizada en Comunidades Autónomas donde su formación ha avalado la formación de mayorías gubernativas y apelando a las consignas demagógicas del desinflado movimiento 15M, olvidando que el modelo comunista que él siempre ha defendido fue la peor dictadura genocida de toda la historia, que condujo a la miseria y al GULAG a millones de personas y que la revolución proletaria sólo benefició a la minoría del Politburó.

Ante la intervención de José Antonio Durán y Lérida, curiosa (o no) fue la reacción de Mariano Rajoy. El político nacido en Huesca, pero fanático nacionalista, inició su exposición en duros términos hacia el gobierno del Partido Popular, afirmando que “sin el derecho a decidir (de la supuesta soberanía catalana) el enfrentamiento irá creciendo”. Lo curioso es que José Antonio, integrante de una coalición corrupta, subversiva respecto al orden constitucional y que aprobó una declaración sin efectos jurídicos contraria a las leyes, y que avala a los denominados “municipios libres” que desconocen la autoridad del Gobierno Central, hablase de DEMOCRACIA o de la reducción de ministerios públicos. Si, aunque no lo creáis, José Antonio (de Convergencia y Unión), coalición que gobierna la Generalidad Catalana subsidiando 7 televisiones autonómicas deficitarias, pagando los gastos de “CASALES CATALANES” en distintas partes del mundo, expandiendo sus “embajadas” (de un Estado que no existe) con salarios nunca inferiores a 7.000 euros mensuales o subsidiando a la prensa adicta (antes española), pagando 6 de cada 10 ejemplares que supuestamente ese medio “vende”, hable de reducción del gasto público.

Mariano trató con dulzura, remarcando que busca el mutuo entendimiento, siempre dentro del respeto y la pluralidad, sin señalarle, aunque sea por vergüenza ajena, que mientras José Antonio Durán y Lérida le acusó de vulnerar los derechos humanos por retirarle la tarjeta sanitaria a los sin papeles, la GENERALIDAD CATALANA vulnera a diario los derechos humanos más básicos al prohibirle a los padres escoger la lengua materna para escolarizar a sus hijos, al multar a comerciantes que rotulen en español, al lamentar que los niños no hablen catalán en el patio del colegio o al discriminar negativamente al cine que no sea exhibido en ese dialecto derivado del provenzal que los NAZIonalistas denominan idioma.

Sin embargo, el Presidente del Gobierno, sí se mostró contundente, sordo y negativo  frente a la portavoz de Unión Progreso y Democracia, Rosa Diez.

En otros artículos hemos sostenido que la principal causa de la crisis económica es política, y responde a un modelo de estado, malparido por los mal llamados “padres de la transición” quienes, lejos de dotar a España de una Constitución democrática, idearon un sistema partitocrático, favorecedor de la corrupción, escasamente participativo y sin mecanismos de democracia directa que permitiesen al pueblo español, único titular de la soberanía, contar con un sistema de frenos y contrafrenos, con división de poderes y en el que se cumpliesen sus derechos.

Rosa Diez reclamó reformar la Constitución, resolver la crisis política, achicar el estado elefantiásico, combatir la corrupción y el terrorismo, ilegalizar a Batasuna y garantir la independencia del Poder Judicial, entre otras propuestas. Mariano, para variar, abandonó su comprensión y consenso, casi su cariño respecto a Durán y Lérida, para rechazar de plano cualquier propuesta de Rosa Diez, sin tener siquiera la dignidad de recoger el guante, dedicar unas palabras a las víctimas del terrorismo – maltratadas por el socialismo sectario y por los populares de Mariano – o, aunque sea por la propia sangre derramada (Gregorio Ordoñez, Miguel Angel Blanco, etc), condenar a ETA o proponer – teniendo el PP MAYORIA ABSOLUTA – la ilegalización de sus franquicias políticas que se encuentran en el poder en múltiples ayuntamientos de las Vascongadas. Mariano, el políticamente correcto, sólo se limitó a replicar a los representantes de Amaiur que son los menos indicados para hablar de democracia, de libertad y derechos, lo cual es cierto, Sr. Rajoy, pero ilegalícelos de una vez, que para eso le han dado mayoría absoluta.

Mariano Rajoy, el olvidadizo de la propia corrupción y de Bárcenas, el mentiroso de un año prácticamente perdido por la ausencia de reformas estructurales y políticas, el seductor del nacionalismo catalán, el maltratador de la formación de Rosa Diez, el prometedor de un futuro mejor (cual si fuese un gurú extranjero) y de una recuperación económica, ha vuelto a caer en el error de pretender comprar tranquilidad con las comunidades autónomas antiespañolas a costa de extender cheques. Y, con referencia a la intervención del portavoz de Esquerra Republicana de Cataluña, ni siquiera ha sido capaz de recordar que algunos de sus integrantes son originarios de Terra LLiure, de que esa formación integró el corrupto Tripartito o que su ex líder tuvo la desfachatez traicionera para toda España de reunirse con enviados etarras, en Perpignan, para asegurar que ETA no matase en la región catalana aunque atentase en otras zonas de España.

Tal como he expuesto hace unos días, la mayoría de los parlamentarios se han limitado a atacar al Presidente del Gobierno de España, omitiendo la esencia de todos los problemas, que se encuentra en el modelo de Estado, y siguiendo las líneas de discursos previamente trazados por defensas cerradas de cotos cerrados, por la consecuencia con principios que nos han conducido a la actual crisis o con sus espurios intereses, sectarios, racistas o separatistas.

Mariano Rajoy, pese a la inconsistencia de su discurso, pese al incumplimiento de todas sus promesas electorales y pese a que no ha querido hablar de “brotes verdes”, como su antecesor en el cargo, hasta que en España haya crecimiento económico y se genere empleo, ha emergido con solidez del debate, pero, claro, Rajoy no es el Ave Fénix que resucitó de sus cenizas. Más bien se parece a una rana que asoma su cabeza de un charco infecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s