España: entre la guillotina y el salchichón.

En los últimos días hemos asistido a un espectáculo grotesco donde el líder de un partido o, mejor dicho, de un conjunto de más de 30 agrupaciones izquierdistas, chantajeó al líder del Partido Socialista Obrero Español, y al propio PSOE, exigiendo la vicepresidencia de un eventual gobierno del Frente Popular y las principales carteras ministeriales.

Estos sujetos, cuyo nivel intelectual difícilmente excede los límites de un tweet, se han caracterizado por predicar el odio, el revanchismo, el guerracivilismo, el anticlericalismo y la más abyecta repulsa hacia la libertad, económica, política e individual.

Ya hemos tenido tristes ejemplos de cómo los Zapata de turno, o los Soto, o la asalta capillas, o algún alcalde de Andalucía, se han mofado de las víctimas del Holocausto, o se han burlado de las víctimas del terrorismo, o han deseado colgar a algún ex alcalde del Partido Popular, o incluso han participado en actos de profanación de capillas católicas. Pero, en los últimos días, hemos podido apreciar el elevado nivel intelectual y argumentativo de Irene Montero, la actual “novia” del coletas alopécico, quien se ha expresado del siguiente modo:

#FelipeNoSerásRey porque hueles demasiado a Franco, a Tatcher, a Friedman y a Chicago Boy… Y contra vosotros #AquiNoSeRindeNadieCarajo!

Y continuaba: #FelipeNoSerásRey, que vienen nuestros recortes y serán con guillotina

guillotina-450x384

 

Felipe-y-Franco-616x337

Fuente: http://okdiario.com/espana/irene-montero-borra-los-tuits-tras-la-pillada-de-okdiario-59457

 

Habría que recordarle a esta política que su formación no ha sido la primera en hablar de guillotinas, pero es de sobras conocido que dicho instrumento de decapitación alcanzó su “fama” a partir de los sucesos de 1792, en Francia, que conocemos como “Revolución Francesa.”

La “miembra podemita” anticipaba que sus recortes (suponemos que se refería a Podemos) vendrían con guillotina, esto es, un instrumento en el cual el reo es acostado sobre la báscula posterior y empujado al cepo, donde su cuello queda aprisionado; el verdugo acciona un resorte y la cuchilla cae sobre el cuello, separando la cabeza del ajusticiado del tronco a la altura de la cuarta vértebra cervical. La cabeza, ya separada, es recogida en un saco de cuero, tal como se desprende de las crónicas de la época y de las memorias del ejecutor de Luis XVI, Charles Henri Sanson.

 

¿Será que los líderes de Podemos desean, en caso de asumir el poder, retomar ese triste espectáculo – proyecto de terror y disciplinamiento social – inventado por el cirujano francés Joseph Ignace Guillotin quien, en 1889, propuso a la Asamblea francesa la adopción de dicha máquina?

Guillotin propuso su adopción como mecanismo de igualitarismo en las ejecuciones, sin distinción de rangos ni clase social pues, hasta ese momento, solo los miembros de la aristocracia tenían el privilegio de ser ajusticiados sin agonía: eran decapitados con una espada o un hacha. El primer ajusticiado fue un bandido llamado Nicolás Jacques Pelletier (un 27/05/1792) y la última ejecución en Francia se produjo un 10 de septiembre de 1977, siendo el ajusticiado un tunecino llamado Hamida Djandoubi.

En consecuencia, la guillotina podría ser vista como un adelanto humanizador en sus orígenes, pero, en el año 2016, no puede ser vista sino como un retroceso ético y una peligrosa amenaza política por parte de quienes integran una formación política, presuntamente financiada por Irán y Venezuela.

España está sumida entre la guillotina y el salchichón y esto, lejos de ser novedoso, constituye un resurgimiento de una praxis política violenta y totalitaria. Pero vayamos por parte.

La denominada táctica política del “salchichón o del salami” nació, como tal, en Hungría, tras la finalización de la segunda guerra mundial y la ocupación del país por parte del ejército rojo.

En ese contexto, Stalin planteó apoyar a los comunistas húngaros en sus pretensiones de hacerse con el poder en las primeras elecciones de la postguerra, elecciones en las que obtuvieron apenas el 17% del total de los votos. Haciendo el simil con España, y con los viejos comunistas de Podemos, hoy ya no está Stalin, pero si Irán y Venezuela, dispuestos a apoyar a quienes han obtenido apenas el 12,7% de los votos en las pasadas elecciones de diciembre.

Fue el dirigente comunista húgaro Mátyás Rákosi – hijo de un carnicero – quien, a fines de los años 40, bautizó a la táctica del salami como szalámitaktika, para referirse a la estrategia política del Partido de Trabajadores Húngaros para eliminar a los demás partidos políticos “rebanándolos como si fueran salamis”.

44528078_126538566264

Mátyás Rákosi, ex Secretario General del Partido Comunista Húngaro.

Fuente: https://www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=imgres&cd=&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwj2h-eHzcjKAhWE7xQKHYOFAVEQjRwICTAA&url=http%3A%2F%2Fwww.findagrave.com%2Fcgi-bin%2Ffg.cgi%3Fpage%3Dgr%26GRid%3D44528078&psig=AFQjCNFgpGbDQ0KCn9fTegqvuINHxnJRPQ&ust=1453936335812111

Esa estrategia consistía en acusar a sus rivales de profascistas para que dichos dirigentes fueran expulsados de esas formaciones, debilitando de tal modo las estructuras institucionales y políticas de la oposición, haciendo lo mismo con toda la oposición, de modo tal que, finalmente, sólo quedasen en dichas formaciones aquellos dirigentes y afiliados dispuestos a colaborar con el Partido Comunista. Esa situación derivó en la desaparición de los partidos opositores, con la sola excepción del Partido Socialdemócrata Húngaro que, finalmente, se unió al Partido Comunista de Hungría, para formar el Partido de los Trabajadores Húngaros en 1948; partido que estableció la denominada “República Popular de Hungría”, y que gobernó el país de modo totalitario, entre 1949 y 1989.

El mérito del hijo comunista del carnicero fue aplicar los conocimientos de su padre a la política, pues, una vez detectados los distintos grupos de poder que se forman en todo partido, sólo era cuestión de carecer de escrúpulos para ir cortando, una a una, las rodajas/cabezas de sus líderes. Al finalizar la tarea, el salchichón, o sea el Partido, habría desaparecido.

Esa praxis política totalitaria fue impulsada en distintos países de órbita soviética y, posteriormente, en otras partes del orbe, como Venezuela; país cuyo régimen totalitario habría financiado, y financiaría, a conocidos dirigentes “pseudo progresistas” de España

Como en España, el chavismo, en sus orígenes, desarrolló su estrategia política denunciando la corrupción política de los partidos tradicionales venezolanos, proponiendo erigirse como alternativa superadora de esa “casta”.

Chávez aplicó la teoría del salami para hacerse con el poder, lo cual finalmente logró en 1999, transformando su régimen en una dictadura, en un narco estado y dejando un legado de hambre, carestía, represión y falta de libertades.

El chavismo, auténtico movimiento político totalitario populista y de izquierdas, apeló, desde lo discursivo, a una democracia participativa superadora de la corrupción de los partidos tradicionales, prometiendo un futuro sin corrupción, sin ajustes sociales ni desatención de las capas más desfavorecidas de la población. Esa demagogia le impulsó políticamente y le posibilitó acumular cada vez más poder conformando, al decir del profesor Felipe Sagahún,una mezcla difusa del modelo castrista, del populismo peronista y del nacionalismo antiestadounidense latinoamericano“, 

El resultado de esas políticas fue la división política de la sociedad civil, la represión política de los opositores, la confiscación del patrimonio de los particulares, la desinversión productiva y el alineamiento internacional con los peores regímenes de la región, como los conducidos por Evo Morales, Cristina Fernández de Kirchner o los hermanos Castro.

Esos populismos y esos regímenes se caracterizaron por el odio hacia la religión católica, por la construcción de un discurso político basado en la dicotomía amigo – enemigo, por el enfrentamiento entre pobres y ricos, y por el control absoluto de los medios de comunicación y de los cuerpos de seguridad e inteligencia del Estado.

De allí el show mediático de Pablo Iglesias al comparecer en rueda de prensa, tras su reunión con Su Majestad Felipe VI, exigiendo a Pedro Sánchez la vicepresidencia de un eventual gobierno y los ministerios de Economía, Educación, Sanidad, Servicios Sociales, Defensa e Interior.

PODEMOS – aplicando la teoría del salami – ha exigido dirigir la economía (teniendo por modelo a Venezuela), ha exigido controlar la educación (para adoctrinar a los niños y jóvenes en el odio de clase, en el revanchismo político y un supuesto igualitarismo hacia abajo), ha exigido controlar a la Guardia Civil, a la Policía Nacional y a los cuerpos de seguridad e inteligencia del Estado y ha exigido, además, la creación de un ministerio de la “plurinacionalidad” para socavar la unidad e integridad de España. (inspirados en las genialidades políticas del cocalero Evo Morales quien, hace pocos años, cambió la denominación de su país de República de Bolivia a “Estado plurinacional de Bolivia”)

Los peligros están a la vista para quien quiera verlos y, aunque desde hace años muchos hemos anticipado el advenimiento de un nuevo “Frente Popular”, España corre el riesgo de convertirse en la ciénaga de Europa, en un Estado fallido destruido por fuerzas minoritarias y en la cuna de extremismos de izquierda, y en la base yihadista para destruir los valores de occidente.

España se encuentra entre la guillotina y el salchichón. Y esto puede ser muy peligroso para la vida, para la libertad y para la prosperidad de todos los ciudadanos.

Es de esperar que los partidos “constitucionalistas” – Partido Popular (28,2% de los votos), PSOE (22,01%) y Ciudadanos (13,93%) – antepongan sus intereses personales y partidarios, adoptando las medidas políticas necesarias que beneficien al conjunto de la sociedad, para que prevalezcan la libertad, la democracia y la Constitución Nacional. De lo contrario, y como sucediera en Hungría, quizás una minoría política antisistema logre cortar el salami, incluso recurriendo a la tristemente célebre guillotina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s