EL ASESINO, LA ex ALCALDESA, EL MILLONARIO, LOS MISERABLES Y UN FUTURO SOMBRÍO PARA ESPAÑA.

El pasado 26 de Julio – a 60 años de que 82 guerrilleros del Movimiento 26 de Julio, conducidos por Fidel Castro, se embarcasen en México en el yate Gramma para desembarcar en la Playa de las Coloradas, en el oriente de la isla de Cuba – ha muerto EL ASESINO Fidel Castro.

FIDEL CASTRO

El dictador se desempeñó como mandatario absoluto de su país durante cinco décadas, en las funciones de primer ministro (1959-1976), Presidente (1976-2008), comandante en jefe de las fuerzas armadas revolucionarias (1956-2008) y como primer secretario del Partido Comunista desde 1965 hasta 2011, año en que cedió su puesto como líder a su hermano Raúl.

Pese a las loas, homenajes, palabras de afecto o gestos de condolencia rayanos en la exaltación que han emitido, realizado o pronunciado diversas “personalidades” mundiales de la política, de la religión y de los medios de comunicación, entre otros, lo cierto es que el criminal nos ha dejado con el siguiente balance:

  • Muertos o desaparecidos bajo su dictadura: 10.000 personas;
  • Cubanos exiliados: 2.500.000 de personas;
  • Personas muertas intentando llegar a Estados Unidos: 20.000 personas (naturalmente, nadie se ha muerto o “suicidado” intentando “escapar de los EEUU” para ir a vivir al paraíso comunista);
  • Detenidos que fueron fusilados por el régimen: 6.000 personas (el doble que la dictadura de Pinochet);
  • Personas que murieron, estando detenidas, tras serles negada asistencia médica: 19;
  • Cubanos fallecidos mientras realizaban huelga de hambre: 16;
  • Personas asesinadas en las cárceles: 189;
  • Número de cárceles en funcionamiento en la isla: 200;
  • Número de presos políticos durante los primeros años de la revolución: 20.000;
  • Detenciones políticas durante el año 2015: 8616 personas

Ya en noviembre pasado, concretamente el día 23, ha muerto la ex ALCALDESA, Rita Barberá cuya trayectoria política se desarrolló al frente de la ciudad de Valencia durante 24 años, con mayorías absolutas, y que, a todas luces, ha dejado más luces que sombras.

rita-barbera

Rita, tras militar en el partido Reforma Democrática de Manuel Fraga llegó a Alianza Popular y, desde 1983, fue miembro del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Popular, para luego ocupar diversos cargos como diputada en las Cortes Valencianas (1983-2015), alcaldesa de Valencia (1991-2015) y presidenta de la Federación Española de Municipios y Provincias (1995-2003); además de desempeñarse en la Jefatura del Gabinete de Prensa del Gobierno Civil de Valencia, y en la Jefatura del Gabinete de Prensa de la Confederación Empresarial Valenciana, cargo que ocupó hasta mayo de 1983.

Bajo su gestión como alcaldesa se llevó a cabo la construcción de la Ciudad de las Artes y de las Ciencias, con el Oceanográfico y el Palacio de las Artes, el Palacio de Congresos, la celebración en 2007 de la trigésimo segunda edición de la Copa América de Vela, y la Fórmula 1 por las calles de la ciudad, además de realizar reformas en toda la ciudad, mejorando las infraestructuras y los servicios públicos. En las elecciones de mayo de 2015 nuevamente resultó la más votada, pero un acuerdo entre diversas fuerzas políticas: Compromis, PSPV y València en Comú, la desplazó como regidora. Optó por renunciar a su acta como edil y, en julio de ese año, tomó posesión de su acta de Senadora territorial en la Cámara Alta, tras haber sido propuesta por el PPCV.

Traicionada por propios y linchada por la oposición, ante las sospechas haber blanqueado capitales por 1000 € (sí, mil euros..), fue presionada por Rajoy y sus ministros a entregar su carnet de afiliada al Partido Popular y fue expulsada de dicho bloque, quedando como vice portavoz del Grupo Mixto en la Comisión de Incompatibilidades del Senado.

Tras su penosa muerte, muchos se han sentido culpables, directa o indirectamente, otros se han explayado en elogios a su figura y, por el contrario, muchos “miserables” se han negado a concederle un minuto de silencio, mientras, a contrario sensu, elogian a criminales y terroristas.

Entretanto, y del otro lado del Atlántico, el “millonario”, DONALD TRUMP, ha anunciado un plan de estímulo fiscal, con incremento de la producción y una sustancial reducción de impuestos tanto para la clase media y para los sectores trabajadores – a diferencia de lo que la partidocracia española ha hecho en las últimas décadas, donde los ricos, gracias a las SICAV creadas por el PSOE, prácticamente no pagan impuestos. Porque, aunque muchos izquierdistas no lo vean con buenos ojos, en los Estados Unidos de Norteamérica – a diferencia de España – quienes han tenido éxito en la esfera privada deciden, en determinados momentos, volcar su experiencia, sus conocimientos y su capacidad de gestión en beneficio de la comunidad; de allí que se comprenda, a prima facie, las propuestas que ha hecho el Presidente electo a muchos empresarios privados para integrarse a su futuro gobierno. Y, asimismo, comienzan a entenderse enfados y férreas oposiciones discursivas a quien aún no ha asumido como Presidente de la gran potencia occidental.

sin-titulo

Trump puede afectar poderosos intereses mediáticos, a ciertos lobbys minoritarios que buscan imponer la ideología de género, a determinados estamentos de la casta de Washington y a quienes han cometido no pocos errores en la esfera internacional, tales como la errática política demócrata hacia la dictadura cubana o el enfrentamiento con Vladimir Putin quien, a costa del esfuerzo de su país, ha sido pieza clave para lograr el retroceso del Estado Islámico en Siria y zona de influencia.

Dicho todo lo anterior, hemos de referirnos a los “miserables”.

Monedero en Venezuela RAJOY

  • Mariano Rajoy Brey y su gobierno constituyen el primer grupo de “miserables” de la política española, tras convertir a España en un infierno fiscal, violando su palabra de no asumir los impuestos, tanto durante la primera legislatura, como en esta legislatura. Estos miserables – a contrario sensu de las políticas adoptadas en la Unión Europea – han expoliado a las clases medias del país, incrementando en 53 ocasiones la presión tributaria (durante la legislatura anterior) y, hace pocos días, incrementando nuevamente los impuestos, como el caso de sociedades, que gravará a las mismas con una tasa del 20%, a diferencia del resto de países importantes de la Unión Europea. Así pues, Reino Unido aplica un 15% en el impuesto de sociedades; los países de Europa del Este rondan el 10 – 11% y otras economías más desarrolladas sólo aplican un dígito. España mantiene un tipo nominal del 30% y, sin embargo, solo logra recaudar el equivalente al 2,2% de su PIB. Esto hace que, por ingresos, España ocupe el puesto decimoctavo en la Unión, mientras que la recaudación alcanza el 2,5% promedio en la Unión Europa, con diversas casuísticas. Por ejemplo, Chipre, cuyo gravamen se sitúa en el 12,5%, recauda con ese tributo más de un 6% de su PIB.
  • Esos miserabnles planean subir la presión tributaria no sólo a las empresas y sociedades, sino principalmente a las clases medias y a los autónomos, sectores que se verán afectados por una subida de impuestos del orden de 22.000 millones de euros, vía incremento de tributos actuales y creación de un nuevo impuesto (llamémoslo “solidario”) destinado – teóricamente – a cubrir el vacío de la denominada “hucha de las pensiones” y a mantener el miserable y ruinoso estado de las autonomías, junto a los miles y miles de enchufados en la administración pública. Además, han resuelto que no concederán aplazamientos en materia de IVA ni sociedades, se producirá un incremento significativo del IBI en miles de ayuntamientos españoles, tras la recalificación de los terrenos y todo ello redundará en mermar el consumo y provocar más paro.
  • Los nacionalistas catalanes y vascos (además de otros nacionalistas de distintas taifas autonómicas) constituyen el segundo grupo de miserables (orden meramente expositivo en este artículo), incluyendo tanto a los herederos del corrupto pujolismo, a la banda de las CUP, a ERC y a otras formaciones políticas como el Partido Nacionalista Vasco y a la Izquierda abertxale, entre otras; formaciones políticas que sólo buscan destruir la unidad nacional, expoliar a las clases medias de España para que continúen pagando sus políticas separatistas y que, a diario, desprecian la legalidad constitucional.
  • La izquierda radical podemita y sus aliados políticos (mareas, En Común, etc) conforman un tercer grupo de miserables, pues, aprovechando la debilidad de los partidos tradicionales (consecuencia de no pocos casos de corrupción y de su ineficiencia en la gestión pública), no cejan en su empeño de destruir las bases constitucionales de nuestra democracia, imponiendo la nefasta ideología de género, atacando cualquier tradición cultural que anide en España – la Nación más antigua del continente -, impulsando la alianza con países totalitarios o profundizando la nefasta política zapateril de “desmemoria histórica”; amén de la desastrosa gestión que realizan, desde el mayor sectarismo, en aquellos municipios en los que gobiernan, gracias a la sinrazón del PSOE.

En definitiva, el modelo no es sostenible. Y ello es producto de la nefasta partitocracia nacida de la corrupción, del corrupto sistema autonómico (insostenible económicamente, se mire como se mire), de la pérdida del modelo económico industrial (en la actualidad, la industria representa el 14% del PBI, frente al 31% que representaba dicho sector antes de que el PSOE lo destruyera) y de la situación de activos financieros netos del país (según lo publicado por el Banco de España la cifra a junio de 2016 son de -911.000 millones de euros) que indican que España no sólo no se está recuperando, sino que se está destruyendo, al requerir actualmente 2,7 € de endeudamiento externo para generar 1€ de riqueza. Si comparamos los últimos balances financieros del Banco de España, en noviembre de 2011 (- 511-000 millones de euros) con el de junio de 2016, que antes mencionamos, veremos que el país se ha empobrecido un 83% con el gobierno de Mariano Rajoy Brey.

En cuatro años, Rajoy emitió deuda por más de 421.000 millones de euros, gracias a la complicidad del Banco Central Europeo, la deuda por bonos alcanza 1,94 billones de euros, los pasivos en circulación de las administraciones públicas alcanzan 1,56 billones de euros, y todos los indicadores del producto bruto, visto desde cualquier punto de vista, indican que España marcha hacia su quiebra.

Pese a lo recientemente expuesto, el gobierno continúa mintiendo respecto de sus “logros”, entre los que incluiría un crecimiento de más del 3% del PBI en 2016, crecimiento que es una burda mentira, independientemente del modo en que calculemos ese PBI, a saber: Considerando el gasto de los consumidores, considerando la inversión, las exportaciones netas o incluyendo el gasto del gobierno en viernes y servicios.

A partir de lo anterior, y aunque midamos el PBI por cualquiera de esos modos, el crecimiento real de la economía española no superará, en el mejor de los casos, el 1,5% anual durante el 2016.

En consecuencia, se mire por donde se mire, la situación de España es nefasta. Y la tendencia para el próximo año seguramente será muy negativa, tanto desde el lado del empleo (ya llevamos cuatro meses consecutivos de subida del paro), como desde el lado de la producción, o del gasto, o de la inversión.

¿Hay soluciones?

Claro que sí. Pero difícilmente las buscarán aquellos que nos han conducido a esta situación. Ninguno de los “miserables” hará nada por reducir el gasto público, bajar impuestos, favorecer la inversión extranjera o la competitividad del mercado laboral. Los miserables sólo impulsarán aumentos de impuestos, rigideces laborales, superposición de organismos públicos y continuarán colocando “enchufados” en la administración nacional, autonómica y municipal.

España tiene salida. Y la misma pasa, inexorablemente, por la eliminación del estado de las autonomías, por la reducción de ayuntamientos, por la supresión de empresas y entes estatales, por la flexibilización de la legislación laboral, por el favorecimiento de las inversiones extranjeras, por la búsqueda del déficit cero en los presupuestos públicos, por la adopción de una política de Estado que favorezca a la familia y que incentive la natalidad, por una política inmigratoria selectiva que defienda la identidad cultural occidental y española, y por una reducción paulatina, pero firme, del endeudamiento exterior. Sólo así podremos ser competitivos y sólo así España tendrá visos de sostenibilidad.

De lo contrario, los miserables habrán triunfado y continuarán elogiando a un asesino, o linchando a una ex alcaldesa, mientras otros tendrán la fortuna de que les gobierne un “millonario” a quien jamás los miserables podrán suplantar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s